Independientemente de tu fecha de viaje, Quebec te ofrece lo mejor de cada lugar en sus cuatro temporadas: verano, otoño, invierno y primavera. Aprovecha el calor del sol veraniego, goza de los maravillosos colores brillantes de otoño, en invierno disfruta de las refrescantes ventiscas de nieve o déjate mimar con la alegría de la primavera. Cuatro temporadas privilegiadas para enamorarse de Quebec.


Durante la temporada de Invierno, Québec nos ofrece multiples experiencias para todos los estilos. ¡Aventura al aire libre, ciudades vibrantes, fiestas todo el año, sabores locales, esquí y demás placeres invernales! Planifica tus próximas vacaciones con el destino Quebec.

Aventuras al Aire libre

Impresionante cubierta de nieve y vastos espacios naturales: Quebec es el lugar ideal para los entusiastas de las actividades al aire libre, amantes de la naturaleza y adictos a la adrenalina. Senderos señalizados, picos nevados y paredes heladas, oportunidades perfectas para realizar actividades al aire libre. Descubre magníficos panoramas en nuestros 27 parques nacionales que ofrecen 42.000 km2 de naturaleza salvaje, parques regionales y reservas naturales. Tanto si optas por una excursión de un día como por una expedición de varios días con alojamiento en el bosque, ¡vivirás momentos inolvidables! 



Fiestas todo el Año

Festivales y eventos se llevan a cabo durante todo el año y los quebequenses nunca pierden una oportunidad para celebrar. Cada región vibra al ritmo de los eventos artísticos, culturales y deportivos, muchos de los cuales son reconocidos internacionalmente. Un programa diversificado te espera, cualquiera que sea tu gusto. Música, aire libre y gastronomía: todo es un pretexto para celebrar y compartir momentos inolvidables. Más agradables unas que otras, las fiestas te permitirán apreciar plenamente la alegría de vivir y la creatividad quebequense.


Esquí y demás placeres invernales

La abundancia de nieve, los impresionantes panoramas y el legendario apresquí hacen de Quebec un destino de esquí imprescindible. Con casi la mitad de su superficie esquiable a menos de una hora en carro de tres grandes centros urbanos, es fácil combinar los deportes de nieve con la diversión urbana. También puedes ampliar tu escapada alojándote en las estaciones de esquí o en las cercanías. Es buena forma de descubrir la gastronomía local y sus pintorescos pueblos, y un excelente pretexto para probar otras actividades como la bicicleta de nieve fatbike, la raqueta de nieve o el tobogán.


Ciudades Vibrantes

Con sus festivales y eventos, sus restaurantes y tiendas, y su dinámica vida nocturna, la ciudad de Quebec es brillante. Acogedora, diversa, creativa y viva, al igual que sus habitantes, también está repleta de historia y cultura. Al igual que Montreal y la ciudad de Quebec, las ciudades y pueblos están llenos de actividades durante todo el año. Explora los barrios de moda, las concurridas calles comerciales y los barrios históricos. ¡Están llenos de vida y ofrecen todo un mundo de descubrimientos!


Escapadas en la naturaleza

Para disfrutar de un entorno excepcional, no hay mejor que una escapada romántica, en familia o con los amigos en un resort, una cabaña, una posada en el bosque o un campo de caza y pesca en Quebec. Un verdadero paraíso para el aire libre y el descanso, que garantizan una estancia inolvidable tanto en invierno como en verano. Situados en la cima de una montaña, al borde del agua o cerca de las mayores ciudades, ofrecen el confort acogedor o el encanto rústico que usted busca. Destacan los atractivos naturales de Quebec, su cálida acogida y su gastronomía local.


Cultura e historia viva

Quebec ha construido una cultura única que refleja sus diversos legados, su modernidad innovadora y su capacidad de adaptación. La cuna de la civilización francesa en Norteamérica muestra con orgullo su carácter distintivo. Su riqueza cultural se revela a través de encuentros enriquecedores y de su rico patrimonio arquitectónico, religioso y viviente. También se refleja en su oferta artística y de eventos, que pone de relieve sus orígenes, su creatividad, su multiculturalidad y su clima nórdico del que se nutre admirablemente.